Datos personales

Por una Asturies con más puxu. Per ahí per ende, per acá y acuyá, lo nueso, lo d´ayeri y lo de güei

martes, 1 de marzo de 2011

Arcedianos y caminos




N´Ast: Taremos toos d´alcuerdu en que la Senda l´Arcedianu ye una de les más guapes que podemos percorrer, pero vamos fixanos nuna estaya la mesma: la que pasa per enriba´l tunel de Verrunde, en Sayambre. Equí, lo arispio del terrén obligó a un puxu pergrande pa vencer la recia cuarcita, non solo escudrando piedres pa facer muries, de más de diez metros d´altor en dellos sitios, si non tamién tallando la mesma peñe pa pasar el camín, un llabor allanáu pol inxeñu: arregallando la roca caldiándola primero con fogueres pa echa-y agua fría dempués, facilitando asina´l posterior usu del picu a mano. Una fechura tan costosa, en sudu y perres, necesitó una bona financiación, qu´aportó nel sieglu XVII gracies a Pedro Díaz d´Oseya, ñatural d´esti pueblu y Arcedianu de Villaviciosa, cargu eclesiásticu asociáu al cabildu de la catedral de San Salvador d´Uviéu, qu´alministraba la diócesis xebrándola n´arcedianatos (ocho dende´l sieglu XIII). Los puestos de mandón d´una d´estes fasteres yeren mui petecibles polos pergrandes ingresos arreyaos a les rentes de les mesmes. Aforro´l comentariu sobre asemeyances con personaxes actuales.
En Cast: Estaremos todos de acuerdo en que la Senda del Arcediano es una de las más bonitas que podemos recorrer, pero vamos a fijarnos en una parte de la misma: la que pasa por encima del tunel de Verrunde, en Sajambre. Aquí, lo agreste del terreno obligó a un esfuerzo suplementario para vencer la dura cuarcita, no solo escuadrando piedras para construir muros, de más de diez metros de altura en algunos sitios, si no también tallando la misma peña para pasar el camino, una labor allanada por el ingenio: agrietando la roca calentándola primero con hogueras para echarle después agua fría, facilitando así el posterior empleo del pico a mano. Una obra tan costosa, en sudor y dinero, necesitó una buena financiación, que llegó en el siglo XVII gracias a Pedro Díaz de Oseja, natural de este pueblo y Arcediano de Villaviciosa, cargo eclesiástico asociado al cabildo de la catedral de San Salvador d´Uviéu/Oviedo, que administraba la diócesis dividiéndola en arcedianatos (ocho desde el siglo XIII). Los puestos de mandamás de una de estas demarcaciones eran muy apetecibles por los grandes ingresos asociados a las rentas de las mismas. Ahorro el comentario sobre semejanzas con personajes actuales.

3 comentarios:

kai51 dijo...

Ye un camin que tengu ganes de facer, aver si me animo esta primavera. Un saludo

Sara dijo...

Esa zona me encanta!

Anónimo dijo...

Pues animaros a conocelo y a volver a velo¡¡¡¡ un saludu muy grande:
Toño