Datos personales

Por una Asturies con más puxu. Per ahí per ende, per acá y acuyá, lo nueso, lo d´ayeri y lo de güei

martes, 3 de febrero de 2009

Les corices

N´Ast: Ensin llugar a duldes fueren hasta dómines cercanes el calzau pastoril -y dalgún montañero- por excelencia. Elli onde la inigualable madreña nun yera usable polo arispio´l terrén, la coriza (o chanclu, según la fala del llugar) la sustituía practicamente cola misma eficacia. El complementu perfechu, n´ambos calzaos, yera l´escarpín: una triba de calcetu-zapatiella encargau de mantener el calor gracies a la fibra de la que taben texíos, la llana, insuperable pa caltener el calor del cuerpu col incoveniente d´encampar la humedá. Enriba esti elementu calzábase la coriza, de cuero antanu, de goma recientemente, encargá de que nun se moyara l´escarpín y por tantu´l pie, manteniendo la temperatura anque nun sacare del tou´l sudor del cuerpu por ser muy zarrá y nun transpirable. Cola aparición de nuevos materiales l´escarpín sustituíase pola típica zapatiella de fieltro a cuadros. P´afitar el conxuntu, dalgunes vegaes, usábense unos cordones nomaos estordigues. Pa feriales síguense los tres pasos típicos de les imáxenes: poner l´escarpín, calzar la coriza y probar que nun quede muy apretá, anque lo fundamental, ensin dulda, ye cuidar los sabios conseyos de los parroquianos del bar-tienda.
En Cast: Sin lugar a dudas fueron hasta épocas recientes el calzado pastoril -y de algún montañero- por excelencia. Allí donde la inigualable madreña no era utilizable por lo escarpado del terreno, la coriza (o chanclo, según el habla del lugar) la sustituía practicamente con la misma eficacia. El complemento perfecto, en ambos calzados, era el escarpín: una especie de calcetín-zapatilla encargado de mantener el calor gracias a la fibra de la que estaban tejidos, la lana, insuperable para mantener el calor corporal con el inconveniente de retener la humedad. Encima de este elemento se calzaba la coriza, de cuero antiguamente, de goma recientemente, encargada de que no se mojara el escarpín y por tanto el pie, manteniendo la temperatura aunque no sacara del todo el sudor del cuerpo por ser muy cerrada y no transpirable. Con la aparición de nuevos materiales el escarpín era sustituido por la típica zapatilla de fieltro a cuadros. Para sujetar el conjunto, algunas veces, se utilizaban unos cordones llamados estordigas. Para comprarlas se siguen los tres pasos típicos de las imágenes: poner el escarpín, calzar la coriza y comprobar que no quede muy apretada, aunque lo fundamental, sin duda, es atender a los sabios consejos de los parroquianos del bar-tienda.


3 comentarios:

Rieḷḷu dijo...

Llevo dalgún tiempu siguiendo'l to blog y ta prestándome abondo, les fotos son perguapes y los comentarios afayaízos.
Y amás n'asturianu!!

Anónimo dijo...

Pues munches gracies, Riel.lu (perdón, nun se poner los puntinos embaxo). Que vos guste da más fuerces pa seguir trabayando. Allégrame que seamos munchos los que puxemos por Asturies.
Toño (Asturies Irredenta)

Rieḷḷu dijo...

La ḷḷ pueu ponela porque uso Ubuntu, un sistema operativu que ta N'ASTURIANU, tovía toi ablucau, tien reproductor de música, de videu, grabador de discos, office, xuegos... too n'asturianu.
Si te presta pégote un enllaz pa que lo veas y por si te animes a probar:

http://blogs.altuxa.com/tapaponga/%C2%A1bienveniu-al-futuru-ubuntu-compiz-asturianu.html

Nesi blog pues entrugar que desplíquente lo que seya.

Un saludu y a siguir puxando pola tierrina!!