Datos personales

Por una Asturies con más puxu. Per ahí per ende, per acá y acuyá, lo nueso, lo d´ayeri y lo de güei

martes, 25 de mayo de 2010

El mundiu de Collantes







N´Ast: El gociu que sintimos al percorrer una vieya senda de pastores nun somos quién a plasmalu por escritu, necesitaríemos tres blogues. Y la que xune Oceñu cola mayada Collantes ye una d´elles. Tres algamar por un guapu camín empedráu´l Collao Trallué (segunda semeya), invádenos una sensación de pruyimientu ¿por onde?. Ye entós cuando, tres baxar unos metros, escubrimos el senderín que siguimos como si fuere´l finu filu d´un cadexu llana empobinando los nuesos pasos a la h.orcadina la Posa la Joradá -asitiada al lláu d´un caprichosu furacu na roca, tercer semeya- a través de paredones y desventíos d´un mou qu´anantes creyimos inverosímil: sieglos de perfeccionamientu pastoril gracies a armadures con piedres y talles na propia parea (la cuarta imaxen). Devolando la h.orcadina, baxamos por unos escalones tallaos na mesma roca y entós el camín “amansa”, llevándonos por terrén menos xabaz hasta Collantes (lo verde de la sesta semeya). Y na mayada, como siempres, señardá de tiempos meyores.
En Cast: La felicidad que sentimos al recorrer una vieja senda de pastores no somos a reflejarla por escrito: necesitaríamos tres blogs. Y la que une Oceñu/Oceño con la majada de Collantes es una de ellas. Tras alcanzar por un bonito camino empedrado el Collao Trallué (segunda foto), nos invade una sensación de desasosiego ¿por dónde?. Es entonces cuando, tras bajar unos metros, descubrimos el senderín que seguimos como si fuera el fino hilo de una madeja de lana guiando nuestros pasos a la horcadina la Posa la Joradá -sita al lado de un caprichoso agujero en la roca, tercera foto- a través de paredones y barrancos de una forma que antes creímos inverosímil: siglos de perfeccionamiento pastoril gracias a armaduras con piedras y tallas en la propia pared (cuarta imagen). Pasando la horcadina, bajamos por unos escalones tallados en la misma roca y entonces el camino “amansa”, llevándonos por terreno menos agreste hasta Collantes (verde en la sexta foto). Y en la majada, como siempre, nostalgia de tiempos mejores.

3 comentarios:

Sara dijo...

Que reportaxe mas guapu! Es increible lo que puede conseguir el esfuerzo humano! Esos pastores eran verdaderos héroes, trabajaban descalzos, con temperaturas extremas y la mayoria morian despeñados o por infecciones. A mi padre le gustan mucho ese tipo de rutas solo por poder valorar el esfuerzo de esas gentes.
Ya veo que habeis pasado un buen dia de monte!
Un abrazu!

Anónimo dijo...

Pues ties que llevalu, que seguro que-y presta. Además Oceñu ye interesante, con un barín perguapu onde poder charrar colos paisanos (cuando lu pilles abiertu). Y la verdad, esti domingo si fue un bon dí de monte¡¡¡¡ un abrazu tamién pa ti:
Toño

Casía dijo...

como os envidio, mis unicas salidas este año son a la casa en ruinas de mi abuelo en Belmonte, está camino de Faidiello, sin carretera, camino empedrado y cuesta arriba, insufrible