Datos personales

Por una Asturies con más puxu. Per ahí per ende, per acá y acuyá, lo nueso, lo d´ayeri y lo de güei

domingo, 16 de mayo de 2010

Ello yera un pueblín




N´Ast: Ello yera un pueblín, con una rodalada perguapa, nomáu San Esteban de Cuñaba. El probín, como tolos d´Asturies, diba perdiendo población y quedando valeru. Pero un bon dí ¡milagru! la pareya más xoven que lu moraba tevo un neñu y aquello fue l´acabose: hasta viniere un Príncipe mui mui llargu que fizo de padrín de la criatura. Arreglárense cases y cais, fízose un mirador, un aria festexera, quesería... ¡hasta bar!, dieron-yos un premiu y tou yera folixa y esperanza porque paecía que los dís d´escaezu terminaren. Pero pasare el tiempu y el Príncipe llargu llargu casárase con una Princesina fina fina y más nunca nun apaeció pol pueblu (igual manchaba la Princesina fina fina los zapatinos de cristal de cuchu cuchu). El padre´l neñu, cansó d´alguardar una vida meyor y coló a trabayar a una gran ciudá de la costa llevándose con elli a tola familia. Y el pueblín con una rodalada perguapa ¡probe pueblín! tornó otra vegada al so lletargu y la murnia, camín del so tamién murniu destín. FIN (moralexa: nesti cuentu ¿quién quedare fechu rana?)
En Cast: Érase una vez un pueblín, con unos alrededores preciosos, llamado San Esteban de Cuñaba. El pobre, como todos los de Asturias, iba perdiendo población y quedando vacío. Pero un buen día ¡milagro! la pareja más joven que lo habitaba tuvo un niño y aquello fue un bombazo: hasta vino un Príncipe muy muy largo que hizo de padrino de la criatura. Se arreglaron casas y calles, se hizo un mirador, un area recreativa, quesería... ¡hasta bar! les concedieron un premio y todo era alegría y esperanza porque parecía que los días de olvido habían acabado. Pero pasó el tiempo y el Príncipe largo largo se casó con una Princesita fina fina y nunca más apareció por el pueblo (igual se manchaba de estiércol los zapatitos de cristal la Princesita fina fina). El padre del niño, se cansó de esperar una vida mejor y marchó a trabajar a una gran ciudad de la costa llevándose con él a toda la familia. Y el pueblín con unos alrededores preciosos ¡pobre pueblín! volvió otra vez a su letargo y la tristeza, camino de su también triste destino. FIN (moraleja: en este cuento ¿quién quedó convertido en rana?)

5 comentarios:

Sara dijo...

Un cuento muy guapu y el pueblu tambien. Lo que no se puede hacer ye ayudar un pueblu si y otru no, apadrinar un güaje y otros no...
Los de los pueblos no queremos que venga un principín a regalanos nada, queremos trabayar en lo nuestro, que no nos persigan por llevar la gadaña sin enfundar (casu veridicu) ni por cortar leña pa la cocina, no queremos ser un museu pa domingueros...
No me esplayo mas que va ser mas largu el mi cuentu que el tuyu...
Un saludu!

caleyandomundiualantre dijo...

Toño, Sara, ¡que triste ye lo que decís!

Anónimo dijo...

Pues otra vez la razón pa estes dos santes, pues ye triste, muy triste y da pa escribir y escribir, pues ye el cuentu de nunca acabar... bueno, perdón, acabar sí: con l´aldea como la conocemos. Una pena tremenda y nun veo plan d´arreglu, tal como lo enfoquen dalgunes. Gracies pola visita, como siempre, l´apoyu, y a ver si ente toos facemos que esto cambie.
Toño

Lluis dijo...

Esti blog , tenia que tar sobencionao pola conseyeria de cultura y pola de desendolcu rural , si ye que esiste . Que bon trabayu y que bon comentariu Sara . Nun tengo nada que añadir y si sofitar todo lo que decis.

Anónimo dijo...

Sobenciones nada¡¡¡ que llueu solo sirven pa callar voces, conformémonos que nun nos lu peslle la Sinde je je je. Gracies pola visita y por xunite al grupo,a ver si ente munches voces cambiamos les coses, anque ta difícil, la verdá.
Toño