Datos personales

Por una Asturies con más puxu. Per ahí per ende, per acá y acuyá, lo nueso, lo d´ayeri y lo de güei

viernes, 23 de julio de 2010

Murnia (tristeza): adiós a Vega Huerta





N´Ast: Una murnia fonda ye lo que siento güei al ver estes imáxenes que m´envía el collaciu Ricardo: ún de los requexos máxicos de los Picos d´Europa esaniciáu pa siempre. En Vega Huerta, ante la imponente parea sur de la Peña Santa de Castiella, vivíamos un alpinismo de los d´anantes, que desixía un pocu más de puxu. Tamién sintíamos la sensación de fuxir de les nueses vides diaries. Agora, cola fechura d´un nuevu abellugu, el alpinismo sedrá menos alpinismo y, la sensación, como la de tar nel chiringo la playa. ¿Por qué esi empeñu n´adomar tolos requexos de la montaña?. ¿Por qué llevar les comodidaes de la ciudá hasta´l picu más altu?. ¿Por qué nun dexar una esperanza a los que vivimos les cumes d´otru mou?. ¿Acasu hai que ponelo tou al gustu de los de vida más fácil?. ¿Nun teníen ya sitios de sobra?. En Vega Huerta, demientres munches nueches, embaxo les estrelles, sentime llibre. Esti riscar, siéntome más encadenáu. Gracies “queríos collacios" de Parques Nacionales.
En Cast: Una profunda tristeza es lo que siento al ver estas imágenes que me envía el compañero Ricardo: uno de los rincones mágicos de los Picos de Europa destruído para siempre. En Vega Huerta, ante la imponente pared sur de Peña Santa de Castilla, vivíamos un alpinismo de los de antes, que exigía un poco más de esfuerzo. También sentíamos la sensación de huir de nuestras vidas cotidianas. Ahora, con la construcción de un nuevo refugio, el alpinismo será menos alpinismo y, la sensación, como la de estar en el chiringuito de la playa. ¿Por qué ese empeño en domar todos los rincones de la montaña?. ¿Por qué llevar las comodidades de la ciudad hasta el pico más alto?. ¿Por qué no dejar una esperanza a los que vivimos las cumbres de otra manera?. ¿Acaso hay que ponerlo todo al gusto de los de vida más fácil?. ¿No tenían ya sitios de sobra?. En Vega Huerta, durante muchas noches, bajo las estrellas, me sentí libre. Este amanecer, me siento más encadenado. Gracias “queridos amigos" de Parques Nacionales.

9 comentarios:

Solsticiu dijo...

¿Qué ye lo que quieren facer, otru refuxu más?
Dir a los Picos ye como dir de paséu pela selmana negra. En tolos requexos hai xente. Creo que ya tán pasándose con tantu refuxu

Anónimo dijo...

Parte I
Los pastores de los Picos de Europa son trashumantes. Suben el ganado a los puertos altos en época de bonanza. Para ello, desde el neolítico, se han establecido en asentamientos de temporada (majadas).
Las cabañas se construyeron con materiales del entorno: piedras, troncos, tapinos, escobas. Aunque también usaban las tejas. La majada se formó como una estructura integrada en el medio, homogénea y con matices etnográficos. Las cabañas nacieron con una finalidad pastoril. Tampoco fue infrecuente aprovechar cuevas, tombos y parés para cobijarse por la noche.

Anónimo dijo...

Parte II
Los montañeros somos nómadas de la montaña. Montamos nuestras tiendas de campaña (a veces, simplemente un saco o una funda), realizamos nuestras actividad y volvemos a nuestras casas cargando con la basura que hemos generado.
Hubo un refugio en Vega Huerta. En cada vivac veía como caían sus ruinas. ¿Dejé de recorrer sus senderos o de trepar sus montañas porque no hubiera refugio? Al contrario, disfruté con más intensidad de Peña Santa.
Algunas veces nos concentrábamos muchos campamentos en la vega. Pero no existía una estructura permanente. Unas semanas después, volvía a ser un vagabundo errante en "el Reino de los rebecos y de las águilas".

Anónimo dijo...

Parte III
Algún iluminado pensó en reconstruir del refugio de Vega Huerta. Justo en pleno siglo XXI, cuando el material de montaña es más ligero y caliente, y la comunicación llega por vía de móvil o por radio.
Cuatro paredes con ducha, cocina, gasoil y butano, para que los "montañeros" puedan subir con las manos en los bolsillos y con una pequeña mochila. Mientras las majadas se caen, se edifica en los últimos rincones de la alta montaña.
Puede ser, incluso, beneficioso, afectar algunas cabañas a un fin meramente lúdico para fomentar el montañismo (por ejemplo, el refugio de Amuesa -hoy en estado ruinoso-).

Anónimo dijo...

Parte IV
No deberían construirse refugios ajenos al volumen, dimensión, materiales y estructura de las cabañas de la majada. Mucho menos con el confort que se negó (y se sigue negando) durante siglos a los pastores que allí vivían (por ejemplo, majadas de Ario y Vegarredonda).
Carece de sentido, y es incompatible con un Parque Nacional, la creación y ampliación de refugios en la misma base de las montañas más apartadas. Para situaciones extremas se idearon los refugios-vivac. Éstos sólo pueden utilizarse en caso de emergencia. Son pequeñas cajas de madera donde pueden resguardarse -siempre por razones de estado de necesidad- un número mínimo de personas.
¡Me duele ser montañero! Pido perdón por la extensión del comentario, por mi responsabilidad como montañero y por la responsabilidad de mi federación de montaña que aún ignora el daño que le hace a la montaña.
Ricardo.

Casía dijo...

que cosa más horrible esa hormigonera en medio de la naturaleza

Sara dijo...

Manda cojo...! Ahora to ye pa los domigueros de "quechua"!!! Pa arreglar una cabaña un pastor no veas el mareo tien de papeles y condicionantes y estos elicoptero y a lo loco!!!
Un abrazo

caleyandomundiualantre dijo...

Sabies pallabres les de Ricardo que plasmaría al llegar a Vegagüerta

Anónimo dijo...

Si sabies pallabres. Llástima que nun tea mandu en los Picos. Gracies a todos pol apoyu moral, polo menos siéntese ún menos solu.
Toño-Jose