Datos personales

Por una Asturies con más puxu. Per ahí per ende, per acá y acuyá, lo nueso, lo d´ayeri y lo de güei

viernes, 13 de agosto de 2010

Dos ríos y un destín (I)








N´Ast: Como si fuéremos el dr. Livingstone, guetamos l´orixe, les fontes, dalgunos ríos. El Nilo quédanos lloñe y preferimos atopar les de ríos señalaos p´Asturies. Ésta ye la hestoria de dos de los más conocíos, que finen nel Cantábricu xuntos de la manina la so andadura. Empecipiemos pol más renomáu, hasta diríemos qu´internacional: el Cares. Enantes de tarazar los Picos d´Europa en dos, ñaz nun paraxe perguapu, idílicu, al pie de los picos Cebolleda y Gildar, na Cordalera. Acostumaos a la peña caliar, esti mundiu de granito nun dexa de clisanos col so collor, en contraste col verde de Freñana, la primer vega qu´atraviesa y a la qu´aportamos pasando por un bosque almiratible y de cuentu. Ye un surdir tranquilu, pacetible, formando pocines y playaes qu´inviten a la contemplanza... y a beber les sos fresques agües, anque seya con un pocu trabayu. Cuesta imaxinar qu´esti inocente calce seya capaz de forxar solu unos kilómetros más abaxu ún de los espectáculos ñaturales más grandiosos que´l güeyu humanu puede ver.
En Cast: Como si fuéramos el dr. Livingstone, buscamos el origen, las fuentes, de algunos ríos. El Nilo nos queda lejos y preferimos encontrar las de los ríos importantes para Asturias. Ésta es la historia de dos de los más conocidos, que terminan en el Cantábrico juntos de la manita su andadura. Empecemos por el más famoso, hasta diríamos que internacional: el Cares. Antes de cortar los Picos de Europa en dos, nace en un paraje hermoso, idílico, al pie de los picos Cebolleda y Gildar, en la Cordillera. Acostumbrados a la roca caliza, este mundo de granito no deja de impresionarnos con su color, en contraste con el verde de Freñana, la primera vega que atraviesa y a la que llegamos tras atravesar un bosque admirable y de cuento. Es un surgir tranquilo, pacífico, formando pozos y meandros que invitan a la contemplación... y a beber sus frecas aguas, aunque sea con un poco de trabajo. Cuesta imaginar que este inocente cauce sea capaz de forjar solo unos kilómetros más abajo uno de los espectáculos naturales más grandiosos que el ojo humano pueda ver.

3 comentarios:

caleyandomundiualantre dijo...

De veres que esa manera de beber en riu, tal paez que el secañu ye grande

Sara dijo...

Que fotos mas guapas! encontrais siempre unos sitios que se salen de lo comun!!!!
En cuanto a lo de beber asi me recuerda al cuento de Caperucita Roja, cuando el lobo bebia en el rio con la barriga llena de piedras....
Un abrazo!

Anónimo dijo...

La cosa ye tener un buen guía y en esi casu, el collaciu Ricardo ye de 11 sobre 10. La barriga nun pesaba por les piedres, pesaba por los desayunos de la fonda Begoña¡¡¡ madre mía, como para que la sede nun fuera grande¡¡¡¡ ¿no, Caleyando?
Toño