Datos personales

Por una Asturies con más puxu. Per ahí per ende, per acá y acuyá, lo nueso, lo d´ayeri y lo de güei

sábado, 30 de octubre de 2010

Les corices a la puerte

N´Ast: Ya falamos dalguna vegada (picái equí) d´esti afayadizu útil pastoril que nesta dómina tórnase perprácticu: empecipien les lluvies de la seronda y ¿cómo caltener los pies calecíos y secos al metese nun terrén o camín moyáu?. La rimpuesta na semella; por eso nun ye raro atopales a la puerte d´una cabaña na mayada Valfríu, en Portudera, acuriosaes pal usu. Colos escarpinos (puestos a mandrecha la imaxen pa que se vean) andamos pol interior de la vivienda y pa salir al esterior, mangamos enriba les corices, colo que nun se tresmana´l calor por camudar de calzáu y tamos a salvu del agua. Un cambéu de neumáticos más rápidu que los de Fernando Alonso.
En Cast: Ya hablamos alguna vez (pinchar aquí) de este cómodo útil pastoril que en esta época se vuelve muy práctico: comienzan las lluvias del otoño y ¿cómo mantener los pies calientes y secos al entrar en un terreno o camino mojado?. La respuesta en la foto; por eso no es raro encontrarlas a la puerta de una cabaña en la majada de Valfríu, en Portudera, dispuestas para el uso. Con los "escarpínos" (puestos a la derecha de la imagen para que se vean) andamos por el interior de la vivienda y para salir al exterior, ponemos encima las corizas, con lo que no se pierde el calor por cambiar de calzado y estamos a salvo del agua. Un cambio de neumáticos más rápido que los de Fernando Alonso.

3 comentarios:

Sara dijo...

Los chanclos son un gran inventu! y eso que al principio la gente era reacia a unsar calzado de goma, decian que no podia ser sano...
Un saludo!

Casía dijo...

¡¡¡los chanclos!!! ¡que recuerdos de infancia! como corría con ellos por el camino de Rimeses a Sueros para ir a la escuela, que comocidad, no como les madreñes, que acababa con los tobillos cuesta abajo, claro que tenía unos siete u ocho años.

Anónimo dijo...

Pues a mi de críu nun me gustaben munchu¡¡¡¡ Como los paisanos de casa tiraben de madreña paecíame a mi qu´aquello yera más d´hombrón. Y claro, como lo del equibrio madreñil ye la llechi, al final o moyáu o col tobillu retorcíu... y una ñalgada de propina por nun facer casu y poner los chanclos¡¡¡¡ Gracies por tar ehí:
Toño