Datos personales

Por una Asturies con más puxu. Per ahí per ende, per acá y acuyá, lo nueso, lo d´ayeri y lo de güei

martes, 24 de noviembre de 2009

Los teyeros de Llanes

N´Ast: O tamargos, qu´asina nómase tamién a estos trashumantes del adobe. En dómines de falta, munchos yeren los llaniscos qu´ayudaben a la frayada economía familiar con esta llabor estra, siendo ensin dulda el conceyu más destacau nesta triba d´artesanos. Los teyeros, homes y neños de diez años pa riba, colaben nel mes de Mayu y nun tornaben hasta Setiembre, quedando mentestanto el restu la familia, principalmente muyeres y vieyos, al frente la casería. Los llugares de destín nuntaben sólu en parroquies averáes o n´Asturies, si non tamién n´otros países como León, Cantabria, Castiella... Un exemplu prácticu ye´l de la imaxen, la campera de la ermita de San Tirso, en Liébana (Cantabria), a onde esplazábase los branos la cuadriella na que trabayaba Ánxel, el güelu de la mio muyer. Equí teníen los tres elementos necesarios pa facer teyes y lladriellos -arciella, árguma y agua- que llueu mercaben los vecinos del valle. Ente ellos falaben la xíriga, la llingua de la que ya falamos dalgo na cabera entrada del blog, cola que evitaben inxerencies de persones ayenes al gremiu, anque ¡güeyu!, nun duldaben, en los pocos ratos que teníen llibres, principalmente la tarde los domingos, en rellacionase colos llocales tomando unos vasinos de vino. Pa sabelo tou d´esti esapaecíu oficiu -y dalgunes coses prestoses más d´otros- pue facese una visitina al Museu Etnográficu del Oriente d´Asturies en Porrúa. De verdad que merita la pena.
En Cast: O tamargos, que así se llama también a estos trashumantes del adobe. En épocas de escasez, eran muchos los llaniscos que ayudaban a la maltrecha economía familiar con este trabajo extra, siendo sin duda el municipio más destacado en este tipo de artesanos. Los tejeros, hombres y niños de más de diez años, marchaban en el mes de Mayo y no regresaban hasta Septiembre, quedando mientras tanto el resto de la familia, principalmente mujeres y ancianos, al frente de la casería. Los lugares de destino no estaban solamente en parroquias cercanas o en Asturias, si no también en otros países como León, Cantabria, Castilla... Un ejemplo práctico es el de la imagen, la pradería de la ermita de San Tirso, en Liébana (Cantabria), a donde se desplazaba los veranos la cuadrilla en la que trabajaba Ángel, el abuelo de mi mujer. Aquí tenían los tres elementos necesarios para la fabricación de tejas y ladrillos -arcilla, árgoma y agua- que luego compraban los vecinos del valle. Entre ellos hablaban la "xíriga", lengua de la que ya comentamos algo en la última entrada del blog, con la que evitaban ingerencias de personas ajenas al gremio, aunque ¡ojo!, no dudaban, en los pocos ratos que tenían libres, pricipalmente las tardes de los domingos, en relacionarse con los locales toamando unos vasos de vino. Para saber todo de este desaparecido oficio -y algunas cosas interesantes más de otros- puede hacerse una visitina al Museo Etnográfico del Oriente de Asturias en Porrúa. De verda que merece la pena.

3 comentarios:

Argos dijo...

Probes tamargos, como trabayaron. El abuelo de la mia tiró pa Burgos. Siendo un niño fue el cocinero de una cuadrilla de paisanos a los que poco había que ofrecer

Anónimo dijo...

Si munches veces da llercia ver les condiciones de trabayu d´enantes. Esperemos nun volver a elles. Un saludu:
Toño

Anónimo dijo...

Nel conceyu Les Regueres hay una aldega que se llama Tamargo, y quiciabes haiga dalguna más per otros llaos d´Asturies . Tamién teo una collacia que se apellida Tamargo. ¿tendrá esti nome dalgo qué ver con esti trabayu de teyeru?