Datos personales

Por una Asturies con más puxu. Per ahí per ende, per acá y acuyá, lo nueso, lo d´ayeri y lo de güei

martes, 22 de septiembre de 2009

La furia´l Nuberu


N´Ast: Col consentimientu de Xanos y Xanes, Diaños y Trasgos, Cuélebres y Busgosos, güei vamos falar del Nuberu. De toa la mitoloxía astur, esti perxonaxe ye´l que caúsame más prestosidá: traslladase pol mundiu montáu nes ñubes, arremanar les lluvies antoxadizamente enriba les tierres según-y caiga bien o mal el dueñu o alendar n´Egipto col nome de Xuan Cabrito, son situaciones pa espertar el maxín de cualquier. Pero ensin dulda, cuandu más abluca esti ser mitolóxicu, ye cuandu se fae l´Amu la Truena, como estos díes atrás: en la Cruz d´Entrejanu, mientres nos daba un sol "picón", vimos como un inritáu Nuberu xuntaba negres ñubes enriba l´Urriellu pa pocu dempués descargar tola so furia de rayos, rescamplos y truenos escontra la montaña. Llueu, siguió´l so empobinamientu hacia la mar. Un auténticu espectáculu... si ún abellugase a tiempu comu pudimos facer nosotros ¡como te garre albentestate: uuuuffff!. Pa finar, dos conseyos: ún, que si vos atopáis con dalgún vieyu perruzu per ehí, nada de metese con elli, qu´igual ye´l Nuberu caleyando pola tierra como-y presta facer dalguna vegada, ¡y como se vos anoxe!; y otru, que si vais a Egipto, na ciudá d´Orito, entruga-y por Xuan Cabrito, que poles bones, de xuru qu´echavos un gabitu.
En Cast: Con el permiso de Xanos y Xanas, Diaños y Trasgos, Cuélebres y Busgosos, hoy vamos a hablar del Nuberu. De toda la mitología astur, este personaje es el que más simpatía me causa: trasladarse por el mundo montado en las nubes, distribuir las lluvias caprichosamente sobre las tierras según le caiga bien o mal el dueño o vivir en Egipto, son situaciones que despiertan la imaginación de cualquiera. Pero sin dudar, cuando más impresiona este ser mitológico es cuando se convierte en el Señor de la Tormenta, como estos días atrás: en la Cruz d´Entrejanu, mientras nos daba un sol "picante", vimos como un irritado Nuberu juntaba negras nubes sobre el Urriellu para poco después descargar toda su furia de rayos, relámpagos y truenos contra la montaña. Luego, continuó su marcha hacia la mar. Un auténtico espectáculo.... si uno se resguarda a tiempo como pudimos hacer nosotros ¡como te coja a la intemperie: uuuufffff!. Para terminar, dos consejos: uno, que si os encontráis con algún viejo cascarrabias por ahí, nada de meterse con él, que igual es el Nuberu paseando por la tierra como le gusta hacer alguna vez, ¡y como se os enfade!; y otro, que si vais a Egipto, en la ciudad de Orito, preguntad por Xuan Cabrito, que por las buenas, seguro que os echa una mano.

2 comentarios:

David Álvarez dijo...

Muy prestosu. Aunque tienes razón, encontrarte con el Nuberu cuando estás en medio de una campera en los Picos acojona, y mucho.
un saludo

Anónimo dijo...

¡¡¡Vaya si acoyona!!! nun ye la primera vegada... nin sedrá la última, probablemente. Un saludu David, y a seguir mostrádonos la Ñaturaleza de mou y manera perguapa.
Toño