Datos personales

Por una Asturies con más puxu. Per ahí per ende, per acá y acuyá, lo nueso, lo d´ayeri y lo de güei

jueves, 29 de octubre de 2009

Tiempu de castañes



N´Ast: Poquiñín a poquiñín pasa la seronda y casi ensin danos cuenta aportó´l tiempu les castañes: ye´l momentu de salir al monte y, en cualquier castañeu, pasar un ratu embabucáu pañándoles. Nesta dómina nuesa, tou ye más cenciellu, pues con unos bonos guantes asegures una provechosa atropadura y ya en casa, metiéndoles nel conxelador, garantices furnimientu pa tol añu. Pero, anantes...¡aaayyy anantes! Pa empecipiar, pa nun pinchase colos espinosos aricios (semeya primera), había que remanalos coles morgaces (unes pinces en forma de V colos palos de madera, xeneralmente raíz de castañu). Llueu, metíense éstos nunes fechures circulares de piedra, les cuerres, cuerras, corripies o cuerries (les de les dos caberes semeyes, pallabres por ciertu muy repetíes como topónimos pola nuesa xeografía) onde tapábense con felechos y, asina, col tiempu, esmorgaben solos, quedando les cáscares por un llau y les castañes por otru, calteniéndose éstes de pasu más tiempu que si les sacaren al atropales. Si se llevaben pa casa o pal horru secaben más rápido, quedando lo que se diz mayuques, y, al ponese dures, yeren peores de xintar, d´ehí que siendo un alimentu básicu (vital enantes de qu´aportare el maíz y llueu casi qu´al altor d´ésti), tratárase de que duraren sanes lo más posible. Viendo les facilidaes que tenemos, animaivos a garrar un maniegu d´elles y facer un magüestu. Na nuesa casa ya tastiamos les d´esti añu y ¡tan bien perbones!.
En Cast: Poquito a poquito pasa el otoño y casi sin darnos cuenta llegó el tiempo de las castañas: es el momento de salir al monte y, en cualquier castañedo, pasar un rato entretenido cogiéndolas. En esta época nuestra, todo es más sencillo, pues con unos buenos guantes aseguras una provechosa recolección y, ya en casa, metiéndolas en el congelador, garantizas suministro para todo el año. Pero, antes...¡aaayyy antes! Para empezar, para no pincharse con los espinosos erizos (primera foto), había que manejarlos con "les morgaces" (unas pinzas en forma de V con los palos de madera, generalmente de raíz de castaño). Luego se metían éstos en unas construcciones circulares de piedra, las "cuerras", "cuerres", "corripies" o "cuerries" (las dos últimas fotos, palabras por cierto muy repetidas como topónimos en nuestra geografía) donde se tapaban con helechos y, así, con el tiempo, "esmorgaben" ("esmorgar" en asturiano es abrir los erizos de las castañas) solos, quedando las cáscaras por un lado y las castañas por otro, conservándose éstas de paso más tiempo que si las sacaran al recogerlas. Si se llevaban para casa o para el horreo secaban más rápido, quedando lo que se dice "mayuques", y, al ponerse duras, eran peores de comer, de ahí que siendo un alimento básico (vital antes de la llegada del maíz y luego casi a la altura de éste), se tratara de que durasen buenas lo más posible. Viendo las facilidades que tenemos, animaros a coger un "maniegu" (cesto usado para las castañas) de ellas y hacer un "magüestu" (reunión de personas para comer castañas asadas). En nuestra casa ya probamos las de este año y ¡están riquísimas!.

2 comentarios:

El Xanu'l Caborniu dijo...

Si tienes el estómagu en forma...
-Pulgues unes castañes y cuécesles. Dempués pártesles a la metada o en cuatro cachos si son grandones.
-Cueces per otru llau un puñadín de fabes blanques (menos cantidá que les castañes).
-Fríes nun sartén unos cachos de chorizu.
-Écheslo too a cocer xunto un bon cachu pa que se mezan los sabores.
Y bon provechu.

Anónimo dijo...

Bona receta, si señor. Habrá que probala, pero col estomagu en forma como bien dices... y un puquiñín de sidre. Un saludu:
Toño