Datos personales

Por una Asturies con más puxu. Per ahí per ende, per acá y acuyá, lo nueso, lo d´ayeri y lo de güei

jueves, 6 de agosto de 2009

La torna del Cancerbero


N´Ast: Hai d´elles veces qu´una triba esaniciase casique ensin danos cuenta. Los mastines fueren el meyor amparu de los pastores ante los ataques del llobu a la reciella. Cuando´l gran depredador carnívoru comenzare a escasear, tamién el fiel perru guardián (por eso lo de Cancerbero), pocu necesariu ya, empecipió a ser una reliquia del pasao. Col repunte los llobos y la probitú de pastores qu´allenden el ganao, la estampa del mastín torna a güeyase cada vegada con más vezu nos nuesos montes. Tamién, gracies a conceyos qu´atalanten qu´hai d´espoxigar métodos tradicionales de remanar les recielles enantes d´enguedeyase a tiros colos predadores. El domingu, en Banoria (Cabrales), llogramos qu´esta mastina que llendaba unes oveyes posara p´Asturies Irredenta amosando la carrancla: el collerón d´espetos que se-yos pon p´abellugalos de los mordiatos de los agresores nel piscuezu, el so puntu más deble. Bonu, más bien llogrolo la mio muyer, que danse-y bien los perros: como fízome notar Inés, la perra roceaba del palu ablanu que llevo al monte y yo, que ya teo dalguna muezca d´otres esperiencies, roceaba de los sos runguios, asina que guardamos una mutua y prudente separtación, polo que a tirar de zoom ópticu cerque dalgún árbol, que nunca nun se sabe.
En Cast: Hay veces que una especie desaparece sin que casi nos demos cuenta. Los mastines fueron la mejor defensa de los pastores ante los ataques de los lobos a los rebaños. Cuando el gran depredador carnívoro comenzó a escasear, también el fiel perro guardián (por eso lo de Cancerbero), poco necesario ya, se convirtió en una reliquia del pasado. Con el repunte de los lobos y la escasez de pastores que cuiden el ganado, la estampa del mastín vuelve a verse cada vez con más frecuencia en nuestros montes. También, gracias a organizaciones que piensan que hay que desarrollar métodos tradicionales de manejo de los rebaños antes de liarse a tiros con los predadores. El domingo, en Banoria (Cabrales), logramos que esta mastina que cuidaba unas ovejas posara para Asturies Irredenta enseñando la carranca: el collar de cuero y pinchos que se les coloca para protegerlos de los mordiscos de los atacantes en el cuello, su punto más débil. Bueno, mas bien lo logró mi mujer, a la que se le dan bien los perros: como me hizo notar Inés, la perra desconfiaba del palo de avellano que llevo al monte y yo, que ya tengo alguna marca de otras experiencias, desconfiaba de sus gruñidos asi que guardamos una mutua y prudente distancia, por lo que a tirar de zoom óptico cerca de algún árbol, que nunca se sabe.

4 comentarios:

Marcos dijo...

Vaya "güevos" la tu muyer, a mi tampoco faenme gracia los perros pol monte. Nun tuve nenguna mala experiencia, pero meyor no acercase a lo que guarden.
Pero como dices ye bono, que se recuperen les artes tradicionales
Bel_ga_rion

El xanu'l caborniu dijo...

Tando yo hai años caleyando per Somiedu entamó a lladrame un mastín, allarribones, que curiaba del ganáu. Foi baxando pacia onde yo taba y yo a tremar de mieu porque taba solu y nun había naide más na contorna. Cuando llegó a mi, fale-y despacín y amigablemente, él púnxose delantre y guióme un chachu nel camín hasta alloñame de onde taba'l ganáu y dempués tornó pa con él. Nobleza ya intelixencia n'estáu puru.

Anónimo dijo...

Pues como diz Xanu, el secretu debe ser esi: elli fala-y dispacín y pon-y mimos, lluego pasa-y la mano y ya ta, nun fae más. A mi debe ser pol palu que yos da mieu, entós arrástrolu al caminar y paez que calmen un pocu, pero sore tou: nun dayos la espalda, que los problemas que tuvi fueren por eso, de frente ná pero encuantes di la vuelta, ñaca. Un saludu a los dos y gracies por facer comuña:
Toño

Anónimo dijo...

Ú ye Banoria, ¿nun sedra Berodia?