Datos personales

Por una Asturies con más puxu. Per ahí per ende, per acá y acuyá, lo nueso, lo d´ayeri y lo de güei

viernes, 5 de marzo de 2010

A la sidre (III)






N´Ast: Una cosa por facer que tábamos alguardando que tuviere a puntu. Miramos la Lluna: menguante. Bien. Tiempu: frescu. Bien. Y ya la perfección, marea: alta. ¡Bárbaro!. Solu queda prebar que la sidre te fecha (la primer semeya): bon tastu ¡a corchar!. El llabor ye la estaya más cenciella de tou´l procesu la fabricación de la sidre: enllenar la botella, asitiala na máquina, acuriosar el corchu, da-y a la palanca y ¡llisto!: botella pa la bodega. Enantes qu´esistieren estes corchadores, la xera yera más abegosa porque´l corchu había que fincalu con un preséu que desixía da-y con una maza, colo que los bocales de les botelles sufríen más. La sidre embotellada entovía se fadrá un pocu más (¡güeyu! con mala xorra pue perdese), algamando´l tastu perbonu. Entós, n´agasayu, brindaremos con unos culinos a la salú de los que pasáis por esta Asturies Irredenta.
En Cast: Una cosa pendiente que estabamos esperando a que estuviera a punto. Miramos la Luna: menguante. Bien. Tiempo: fresco. Bien. Y ya la perfección, marea: alta. ¡Fenomenal!. Solo queda probar que la sidra esté hecha (la primera fotografía): buen sabor ¡a corchar!. La labor es la parte más sencilla de todo el proceso de fabricación de la sidra: llenar la botella, colocarla en la máquina, preparar el corcho, darle a la palanca y ¡listo!: botella para la bodega. Antes de que existieran estas corchadoras, la tarea era más compleja porque el corcho había que hincarlo con un utensilio que exigía darle con una maza, con lo que los bocales de las botellas sufrían más. La sidra embotellada todavía se hará un poco más (¡ojo! con mala suerte puede perderse), alcanzando el sabor óptimo. Entonces, en agradecimiento, brindaremos con unos culinos a la salud de los que pasáis por esta Asturies Irredenta.

4 comentarios:

El Xanu'l Caborniu dijo...

Yá entamen a anunciar perende les espiches. Tovía hai chigres onde llanten un ramu lloréu a la puerta p'anunciales. A la primera que vaya, yo tamién voi brindar por toos vosotros. ¡Salú!.

Lluis dijo...

Jose Antonio , mui guapu'l blog y mui prestoses ya instructives estes semeyes . Bon trabayu

Un abrazu

Anónimo dijo...

¡De una en una y dándole al grifo!
Corchadora tendréis, pero hay que modernizarse más.
Con una goma se saca a un recipiente metálico. Las botellas se ponen, en fila, colgando de un pitorro, que las va llenando.
Una vez llenas la sidra no rebasa. Sólo hay que ir cogiéndolas para llevarlas a la corchadora, dejando otra en su lugar.
Los corchos tienen que mojarse en agua hirviendo, para meterlos con la corchadora.
La sidra se sigue haciendo en la botella. Cuando está muy tierna, es un espectáculo, salta con gracia. Algunos les ponen cierre de alambre como a las botellas de sidra champanada.
Ricardo

Anónimo dijo...

Guuuaaa¡¡¡ eso si que tien que prestar¡¡¡ espiches como les d´anantes¡¡¡ cada vegada queden menos. Y, si, ya nos modernizaremos, pero pocu a pocu, que tamos garrando el tranquillo.
Gracies por pasate per equí Lluis, cuando vos gusta merita más la pena el trabayu.
Y por supuestu, sidra asgaya¡¡¡ a esfrutala:
Toño